Juan F. Lazcano: "Ante la situación actual de crisis se hace mucho más necesario un encuentro como el de Expomatec"


Versión para impresoraEnviar a un amigoVersión en PDF

Juan F. Lazcano, presidente de la Confederación Nacional de la ConstrucciónLa cuenta atrás para la celebración de la primera edición de Expomatec ha comenzado. Hablamos con Juan Francisco Lazcano, entre otros cargos presidente de la Confederación Nacional de la Construcción, vicepresidente de la CEOE, presidente de la Fundación Laboral de la Construcción y copresidente del Comité Organizador de Expomatec, que nos cuenta sus impresiones de cara a la Feria que tendrá lugar en Ifema y en qué estado llega el sector a la cita.

Por Lucas Varas

¿Qué expectativas tiene para esta primera edición de Expomatec?
Las expectativas son buenas. Yo creo que la situación actual de crisis del sector en su conjunto, no solo en su momento del sector de la edificación, sino ahora también toda la obra civil, encuentros como el de Expomatec, y digo aposta la palabra encuentro, porque no solo es una exposición al uso, sino que se ha pretendido que sea un encuentro de todas las empresas y de todos los profesionales concernidos con la construcción en su conjunto, yo creo que se hace todavía mucho más necesario un encuentro como el de Expomatec. Primero, porque va a servir para lanzar la idea de que después de la crisis todavía hay vida. Y segundo, para que confrontando también ideas, desde el propio sector hacia arriba puedan nacer propuestas e ideas innovadoras.

Como máximo representante de la industria, ¿qué acogida ha tenido Expomatec en el sector?
Hay un interés manifiesto por lo que decía antes. Es verdad que la industria de la construcción en su conjunto ahora mismo tiene una cierta preocupación, y que aún siendo consciente de que esa frase que se ha acuñado últimamente de que "nada volverá a ser lo mismo", yo no la comparto. En definitiva todo depende de lo que se entienda por volver a ser lo mismo. Lo natural es que a lo largo de la vida se crezca y no haya estancamiento. Puede haber momentos más delicados, donde se puedan inducir determinados retrocesos, pero la industria de la construcción no va a dejar de ser pujante, lo pretenda quien lo pretenda. Los verdaderos empresarios, los emprendedores, saben que esa es la verdad, y si esa es la verdad, van a tener un interés sin duda ninguna por la exposición.

¿Volver a lo mismo supone crecer a un ritmo diferente o crecer de un modo diferente?
Los ritmos los marca el mercado, la demanda, y va a seguir habiendo demanda de construcción y va a seguir habiendo demanda de obra civil, y va a seguir habiendo demanda de infraestructuras. Afortunadamente la sociedad no se para. La sociedad en su conjunto crece, innova, por lo tanto se apunta a nuevas demandas sociales, y la industria y el mercado crean nuevas exigencias. Por lo tanto el comparar con el pasado está bien porque hay una historia reciente. Pero cuando se dice "nada volverá a ser lo mismo", de alguna manera se yerra, porque lo demuestra la historia de la humanidad. Evidentemente no hablo a corto plazo, sino a medio plazo. En esa afirmación hay un concepto de largo tiempo, y eso es lo que discuto.

¿Qué cree que le puede aportar tanto Ifema como Madrid a una feria de estas características?
Toda la potencia y el saber hacer de Ifema y sin duda ninguna toda la potencia económica y social que tiene Madrid. Madrid es el número uno en términos socioeconómicos, y por tanto todo lo que pueda aportar es positivo y con proyección de futuro.

Como presidente del comité organizador, ¿con qué resultado estaría satisfecho cuando el 28 de mayo la primera edición de Expomatec cierre sus puertas?
Estaría satisfecho con dos cosas. Una, que los que han hecho el esfuerzo de participar en la exposición, cuando termine la misma tengan un grado de satisfacción relevante. Y dos, que todas las personas que tienen relación con el sector de la construcción, a lo largo de la exposición y a lo largo de los actos, muy importantes, porque se ha hecho una apuesta por los actos paralelos a la exposición misma, hayan encontrado lo que pretendían, en un sitio y en el otro.

¿Qué valor le da a este programa paralelo de jornadas técnicas y conferencias?
Desde el primer momento los que teníamos y tenemos una cierta responsabilidad en el diseño de la feria hicimos una apuesta importante por estos actos. Hemos pretendido que se rompiera la tradición expositiva de una feria de este tipo en cuanto a maquinaria ligada a la construcción. Hemos pretendido que todo el sector de la construcción y todo el sector de las infraestructuras tuvieran con ocasión de Expomatec un lugar de encuentro que pudiera servir para reflexionar sobre un antes y un después en un sector de tanta trascendencia, y en un sector sobre todo que viene siendo sometido a una cierta demonización, como que tiene un grado de responsabilidad en la crisis primaria, cuando es muy probable que sea al contrario, es decir, que otros elementos son los que han llevado al sector a la crisis que padece, tanto en el ámbito de la edificación como en el ámbito de la obra civil. Y en el caso de la obra civil, que ha surgido a última hora, abunda con mucha más razón en lo que estoy diciendo, porque es la necesidad de reducir el déficit público y haber optado por el camino fácil de reducir la inversión pública lo que está castigando a un sector sensible y del cual depende en gran medida la competitividad y la productividad de nuestro país.

¿En qué medida la salida de la crisis pasa por la recuperación de la construcción?
La salida de la crisis pasa por la recuperación de la construcción en tanto en cuanto se reconozca, porque además es un valor experimentado y conocido, que la creación de empleo pasa por la actividad de la construcción. Así de simple.

¿Cómo llega el sector de la construcción y las infraestructuras a este evento?
El sector llega con prudencia. Con la prudencia que da el ser conscientes del momento difícil y complicado en el que nos encontramos, donde en términos de empleo el sector no ha tocado fondo y donde todavía están desapareciendo empresas afectadas por la falta de financiación y la morosidad de las administraciones públicas. Por otra parte llega con la ilusión de que un evento de esta naturaleza sirva para que se enciendan los focos sobre que este sector es vital para crear actividad económica y por lo tanto empleo.

¿Cuánto le falta al sector todavía para llegar a ese fondo?
Es muy difícil. Teníamos la ilusión de que la EPA del primer trimestre el sector pudiera estabilizarse en pérdida de empleo, pero es que ha seguido cayendo. Y además haber seguido perdiendo empleo, como en el resto de sectores económicos, con una población activa en descenso. Es decir, que si estamos trabajando, poniendo toda la ilusión de mundo en incorporar a los jóvenes al sector de la construcción, a todas aquellas personas que están en disposición de incorporarse al mercado de trabajo, de que a través de unas políticas activas de formación en nuestro sector a través de la Fundación Laboral de la Construcción, absolutamente dinámicas y potentes, nos encontramos con que la población activa disminuye, hay una desilusión por encontrar trabajo, y por otra parte el sector todavía pierde ocupación. El resultado de la ecuación está claro: no hemos tocado fondo.

¿Qué importancia tiene para el sector el trabajo de la Fundación Laboral de la Construcción?
Le damos una importancia muy relevante. Es muy conocida, y queremos que todavía se conozca más y la actividad que realiza en el sector. Además, es una actividad que nace de la paz social, y que nace del perfecto entendimiento entre empresarios y sindicatos a través de sus organizaciones representativas, en este caso la CNC, Fecoma-CCOO y MCA-UGT. Tenemos unos objetivos muy claros y definidos, como es la formación, accesible para cualquier ciudadano sin coste ninguno, y también a la lucha contra la siniestralidad laboral a través de la prevención y la seguridad. Yo soy enemigo de cifrar la siniestralidad por número de víctimas mortales o por número de accidentes graves y leves, porque eso conduce a que hoy se pudiera decir que como ha bajado la actividad, ha bajado la siniestralidad. Pero en eso, desde la Confederación Nacional de la Construcción hemos sido siempre coherentes y hemos usado para valorar la siniestralidad en nuestro sector los índices, y los índices tienen siempre en cuenta la población y la actividad económica en el sector. Por tanto, cuando un índice baja, es que baja de verdad. Y cuando sube, también sube de verdad. En ningún caso nos agarramos a la subida o a la bajada de la actividad, porque eso lo recogen los índices, que da la realidad del sector en cuanto a la accidentalidad.

La Fundación Laboral de la Construcción va a tener una participación activa en Expomatec, ¿qué puede aportar a un evento de este tipo?
Siempre que hay un evento relacionado con la construcción, ahí está la Fundación Laboral, porque tiene la obligación de estar. Toda su actividad está al servicio de las empresas y de los trabajadores, también está al servicio de los medios más innovadores para que la actividad constructora se haga de la manera más fácil posible y por lo tanto menos impactante para los trabajadores. Allí tendremos oportunidad de hablar de todos los avances que se han hecho en ergonomía, de los avances en modelos para el manejo de grúas, máquinas pesadas, etc. Y para mostrar todo el esfuerzo que se ha hecho en innovación y en formación en todos los campos, tanto en la labor profesional como en la maquinaria ligada a la construcción.


Compartir